Monthly Archives

mayo 2018

El diálogo, de Graciela Fernández Meijide y Héctor Ricardo Leis

By | ACDE
Portal Empresa | Jorge La Roza | Lunes 28 de mayo de 2018

A raíz de nuestro próximo Encuentro Anual “Hacia un Argentina Integrada y Plural” -en el que estaremos profundizando en la búsqueda de caminos alternativos para cerrar las grietas que hoy dividen a los argentinos- me facilitaron este libro, que recoge el dialogo abierto y sincero de dos de nuestros compatriotas quienes de modo diferente atravesaron intensas experiencias de vida en nuestro convulsionado periodo de historia de los 70

Por un lado, de quien ha sufrido la pérdida de su hijo a manos de los militares de la última dictadura, y por otro lado de quien desde la clandestinidad operaba activamente en las filas de Montoneros

Graciela Fernandez Meijide – notable personalidad- es reconocida por su destacada actuación en pos de Derechos Humanos, en Política y como miembro de la CONADEP, entidad que fue tan importante para sacar a la luz lo oscuro del periodo militar dictatorial de esos años

Hecto Ricardo Leis- de formación académica en Matemáticas, Filosofía, Sociología y Ciencias Políticas-activo montonero, fue el único que luego de participar de acciones terroristas, asilarse en Brasil y regresar posteriormente a Argentina pidiera perdón por los crímenes cometidos desde esa organización antes de morir

El dialogo coordinado por Pablo Avelutto permite adentrarnos en profundidad en el interior de los pensamientos y doctrinas que impulsaban tanto a los movimientos clandestinos como a los militares, siendo que paradójicamente ambos terminarían siendo imágenes opuestas de un mismo espejo debido a su idéntico accionar.

Hay un relato profundo de los periodos previos al retorno a la democracia; de la escalada de acción y reacción; de la radicalización de posturas sin dialogo posible; de la reflexión de los errores cometidos de ambos lados; y de la manipulación que se ha hecho de estos acontecimientos. Algo que todavía hoy se sigue estimulando en varios ámbitos y que no hace más que profundizar la grieta y dividir.

Mas allá de la atrapante recorrida de los hechos vividos desde dos experiencias diferentes, rescato de los protagonistas la grandeza, valentía y humildad de no cerrarse en sus propias creencias y pensamientos (de haber podido superar ese sesgo cognitivo afirmativo que el Dr. Manes explica en su libro El Cerebro Argentino, referido a quien persevera en sus creencias a ultranza no pudiendo ver la realidad…). Y rescato el ver que ambos han abierto no diría el cerebro sino el corazón para ponerse en el lugar del otro, para aceptar errores, para pedir PERDON (el perdón sanador) o para abrazar un camino superador y conciliador en oposición a la venganza.

Quisiera terminar mi comentario con una frase del libro que -entre tantas que me han interpelado -aplica más que nunca a lo que estamos viviendo como hermanos de este país:

“El momento democrático es por esencia un momento de reconciliación, porque si no la hay no se puede hablar ni obtener consenso. La democracia funciona a través del consenso”

Promover el diálogo como estrategia para fortalecer la concordia nacional

By | ACDE
El Cronista | Jueves 31 de mayo de 2018

 

Lo paradójico es que el país ofrece talentos individuales o colectivos que ganan relevancia mundial; nuestros productos alimentan muchas latitudes o somos visitados por turistas que reconocen la calidez y calidad de nuestra gente y entornos naturales, sin olvidar la generosidad de esta tierra al recibir millones de compatriotas que buscaron aquí y lo siguen haciendo un mejor destino.

El debate público se ha radicalizado y nuestros líderes, sean políticos, empresarios o sindicales, compiten en marcar
diferencias, tanto mejor si estas posturas lucen irreductibles; pareciera que para ganar la atención sólo vale la descalificación y demonización del pensamiento alterno.

¿Existen razones históricas, sociales o ideológicas para explicar cómo discrepancias razonables y vitales no logran, en un ámbito democrático, conciliarse en beneficio de todos?, ¿es real la controversia o una apelación de los medios para captar y retener audiencias?, ¿somos una rara avis o ésto ocurre en otras latitudes, más en tiempos de Trump, Brexit o Cataluña?

¿Qué es Argentina, la cuna del diálogo interreligioso o las canchas de fútbol vedadas para los visitantes? ¿Somos un país abierto al migrante o una sociedad cercada por guettos? ¿Cooperamos para explotar el conocimiento, como lo hace el campo o el mundo digital, o buscamos el “sálvese quien pueda”?

Cómo congeniar desarrollo y equidad; inclusión e innovación; urgencias e importancias; futuro y presente.

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) reúne individuos convocados en trabajar por el bien común y en nuestro próximo Encuentro Anual “Hacia una Argentina integrada y plural” nos propusimos debatir sobre esta creciente intolerancia que prendió entre nosotros: cómo recuperar el afecto social y promover el diálogo como estrategia para fortalecer la concordia nacional y volver a ser un proyecto único de país.

Para ello convocamos protagonistas que aportan visiones contrapuestas y duras en muchos casos, pero siempre con
respeto y honestidad intelectual, para invitarlos a dialogar, compartir buenas experiencias y buscar coincidencias que sanen esta dolorosa grieta abierta entre compatriotas.

Necesitamos recuperar el tiempo perdido y corregir conductas que solo garantizan volver a tropezar con viejas y
conocidas piedras como el llamado “pensamiento único”, efectivo atajo de corto plazo, pero garantía de inestabilidad y enemigo mortal de la sustentabilidad de políticas públicas.

Nada será realmente distinto si no estamos dispuestos a cambiar. Desde ACDE alentamos que el cambio comience en
uno y en recuperar el valor de conocer y atender la opinión -no del cercano- sino del distante, buscando en ella lo que
nos enriquece y nos hace mejores.

Para muchos esta actitud puede parecer inocente o incluso débil. Pero resulta imprescindible rescatar la diversidad de nuestra gente, apostando por un camino nuevo, confiados en ser juzgados por el compromiso y esfuerzo por una buena causa, más allá de circunstanciales resultados que, muchas veces, no resultan conducentes.

No son tiempos para victimizarse o exigir soluciones a terceros, menos para cruzarse de brazos en una mezcla de
confianza o resignación; por el contrario, son tiempos para ponerle el hombro al país, dejar de lado viejas controversias, egos y matices y trabajar juntos la solución a este laberinto que hemos construido, sabiendo que de él debemos salir todos.

Tenemos la capacidad, el momento es propicio y la sociedad nos observa y espera conductas ejemplares de nuestra parte.

 

Ver nota original en El Cronista: clic aquí

Empresarios cristianos buscan saltar las divisiones de la política

By | ACDE
Clarín | Sábado 26 de mayo de 2018

Van expositores de varias fuerzas políticas. El avión es sólido y la tripulación solvente, dicen de la actualidad.

El próximo encuentro anual de la (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa), que se realiza el 7 de junio en el Sheraton lleva título, Hacia una Argentina integrada y plural, diálogos y acuerdos por fortalecer la concordia. Clarín entrevistó al presidente del encuentro, Santiago del Sel y al titular de Acde, Juan Vaquer.

-¿Qué se proponen?

-Del Sel: Capturar todas las riquezas que la pluralidad trae consigo. Es decir somos una sociedad nueva, joven, que tiene sus controversias y debates. Pero no cabe duda que tenemos un amplio espectro que comprende todas las miradas y todas las perspectivas. Y eso lejos de ser un aspecto que complejiza el vínculo debería ser un atributo. La controversia es propia de la democracia pero le cabe un proceso y un tratamiento superador.

-¿Lo ven posible?

Vaquer: Es bueno que las partes tengan la posibilidad de ceder para poder conjugar una acción en común. Y es condición necesaria para poder encontrar caminos y salidas y soluciones a los distintos desafíos que como sociedad tenemos. Soy muy futbolero, no conozco otro país donde la hinchada visitante no pueda ir a la cancha. Tenemos necesidad de cerrar grietas, de poder dialogar, de poder disentir de una manera armónica y ponernos en algún momento de acuerdo.

Del Sel: Esperamos que la respuesta pueda ir surgiendo de nuestro encuentro. Llegó la hora de intentar un camino alternativo en el sentido de dejar de lado las posturas más radicales de las cuales somos muy amigos. Y no cargo las tintas exclusivamente en las últimas experiencias anterior a este gobierno. La historia argentina ha sido pródiga en enfrentamientos, desde los unitarios contra los federales, pasando por el puerto contra el interior, o peronismo y antiperonismo. Y eso mata todos los matices intermedios que son profundamente ricos, porque aportan estabilidad, previsibilidad, un espacio común.

-¿Encontraron predisposición de los que participan en el Encuentro y de otras fuerzas políticas a sumarse más allá del discurso?

-Vaquer: Si, esto nos preocupa a todos como sociedad y hay un interés genuino de ver cómo podemos mejorar.

-Volviendo al Congreso allí todo parece irreconciliable… -Del Sel: Podemos hablar del tejido empresario que también se debe una reconciliación. Una reconciliación significa dejar de lado las controversias que nos han caracterizado en muchos sentidos y volver a rescatar del otro todo lo que nos une y todo lo que podemos hacer en conjunto, proponiendo una agenda positiva, superadora. El Congreso es un espacio que parte de ideas diferentes, el tema es como resolvés eso de una manera civilizada y llegás a un resultado común.

-Uno de los paneles habla de “grieta o pobreza: dos caras de la misma moneda” ¿Por qué?

-Del Sel: La pobreza es un aspecto que divide y fragmenta la sociedad, realmente es un cáncer, así como la inflación es un cáncer. Y no deberíamos claudicar ante semejante peste. Es cierto que ha habido una explotación política, electoral, de la pobreza. La pobreza nos debería reunir a las partes y aquellos que tenemos la posibilidad afortunada de estar en el sector de la producción, de la generación de riqueza, deberíamos abroquelarnos en ese frente común.

-¿Qué les ha dicho el Papa?

Vaquer: Nos encantaría saberlo.

-Invitaron a Monseñor Ojea, que es muy amigo de Franciso…

Del Sel: A Monseñor Ojea le pareció muy interesante la temática, se comprometió, incluso va a estar en la apertura haciendo un esfuerzo personal porque tuvo que acomodar cosas. Cerrar grietas le interesa especialmente. Pero no pretendemos interpretar ni ser interlocutores, ya tiene muchos interlocutores nuestro Papa. Si compartimos una preocupación.

-¿Es la grieta una traba para el crecimiento?

Vaquer: Cualquier organización tiene una cantidad limitada de energía y de recursos, si vos dedicás demasiado de esos recursos o energía a pelearte se hace menos. Si se armoniza, se tienen objetivos comunes y se confía se va adelante. En una sociedad, las relaciones humanas son parte de la confianza.

-¿Creen que el Gobierno ayuda a resolver la grieta o le es funcional?

Del Sel: Entendemos que se está poniendo a prueba, hay dos miradas, dos visiones, que pujan por dominar la escena política. Hay una mirada que bueno efectivamente busca de alguna manera la contraposición, la definición por el contrapuesto, que es una mirada legítima pero que trae sus costos. Mientras que hay otra mirada que busca “tratemos de trabajar nuestra propia identidad, amplia, generosa, más plural, que por sí atraiga”.

-Volviendo a la coyuntura inmediata. ¿cómo están viendo este momento? ¿hay que prepararse para meses duros?

Vaquer: Nosotros lo entendemos como una turbulencia, es una suerte de esos pozos de aire cuando el avión va transitando, que si te agarra parado te pegás un susto bárbaro. A sentarse y calma. No pasa nada. El avión es sólido, la tripulación es solvente, sabemos a dónde vamos, tomará un poco más de tiempo. Hay que tenerla paciencia de saber que el viaje es largo, habrá que ajustarse el cinturón,luego la pasaremos mejor.

 

Para ver la nota original en Clarín haga clic aquí

Santiago del Sel: “Todos tenemos que ceder algo para llegar a un acuerdo económico y social”

By | ACDE
La Nación | Carlos Manzoni | Domingo 27 de mayo de 2018

El presidente del XXI Encuentro Anual de ACDE dice que los males heredadosno se resuelven de un día para otro; llama a cerrar la grieta y avala el gradualismo.

En medio de una situación económica local de “vacas flacas”, en la que se terminó el tiempo de gastar en forma desmedida, lo que hace falta para salir adelante es que cada sector de la sociedad contribuya para hacer posible que cuestiones básicas, como la pobreza y la inflación, sean resueltas de una vez por todas. Esa es la opinión de Santiago del Sel, presidente del XXI Encuentro Anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), quien afirma: “Todos tenemos que ceder algo para llegar a un acuerdo económico y social”.

Participarán, entre otros, Alejandro Katz, fundador de Katz Ediciones; Pablo Gerchunoff, profesor emérito de la UTDT; Alberto Hojman, presidente de BGH Argentina; Roberto Lavagna, exministro de Economía; Mario Quintana, vicejefe de Gabinete; Marcos Novaro, analista y columnista político, y Federico Pinedo, presidente provisional del Senado.

-Es algo cultural. La manera más conducente de cerrarla es aceptar que el aporte de uno es esencial, pero no alcanza. Uno debe contribuir, pero saber que otras miradas, con otras perspectivas, intereses y formación son también válidas. Esta es una cuestión que no es exclusiva de la Argentina ni de esta época. Viene desde lejos. En los últimos tiempos, tanto el país como el resto del mundo, exacerbó esta grieta y se alimenta la controversia que lleva a un punto de no progreso.

-¿En qué punto se tocan la pobreza y la grieta?

-¿Por qué cree que es tan difícil bajar la inflación en el país?

-La inflación tiene un componente monetario, que tiene que ver con la situación fiscal, en un Estado que gasta más de lo que le ingresa. La otra parte son las distorsiones que ocurrieron en los precios relativos, como las tarifas públicas. Está claro que la recomposición de estas tarifas, que estaban muy atrasadas, le imprime otro ritmo a la inflación.

-Sí, estoy de acuerdo con que el gradualismo es la vía de salida de esta crisis seria a la que habíamos llegado en 2015. Todos sabíamos que, producto de muchos años de desmanejos, se acumularon efectos y situaciones que había que corregir. Esa corrección no se puede hacer en forma inmediata, hay que tener paciencia y sensibilidad, en particular con los más vulnerables.

-Habló del período de gobierno anterior, ¿qué opinión tiene sobre ese caso en particular?

Se acumularon muchos problemas, pero, sobre todo, hubo dos desconexiones muy importantes: la desconexión con el mundo y la desconexión con el progreso y el futuro. Creo que se apeló a una suerte de mito, de buscar la autosuficiencia. Son dos situaciones que no son sustentables y afortunadamente ahora se está recuperando terreno. Pero eso es complejo y doloroso, y lleva tiempo.

-¿Por qué en la Argentina es tan difícil lograr un acuerdo entre los distintos sectores de la sociedad?

-Faltan tres o cuatro cuestiones. Lo primero que falta es despojarnos de cierta arrogancia propia y de creernos dueños de la verdad. En segundo lugar ha habido una valoración negativa de que el que dialoga es débil, y eso va de la mano con una cultura un poco autoritaria en la que se ha entronizado al líder categórico. A eso hay que sumarle un contexto mundial que hizo que en los países emergentes haya habido una polarización y una fragmentación entre los distintos sectores. Es un desafío complejo lograr un acuerdo social hoy, pero no es una batalla perdida.

-¿Cómo leen desde la ACDE la situación económica de las últimas semanas en el país?

-La mejor definición es la de “turbulencia”, porque es un cimbronazo que recibe el país. Pero creo que es una muy buena oportunidad para parar la pelota y volver a analizar cómo estaba yendo el proceso, si podía ser mejorado. La respuesta del Gobierno fue muy afortunada, porque tomó nota del mensaje que le pasó el mercado y la sociedad. Eso es meritorio, porque no se encierra en su postura y da señales muy positivas. Abrir el círculo en lugar de cerrarlo es fantástico. Por ejemplo, la administración anterior, cada vez que sufría uno de estos cimbronazos, reducía más su círculo de poder.

-¿Cree que se viene un mayor ajuste luego de recurrir al Fondo Monetario Internacional?

-Creo que la economía argentina venía de un ajuste. La pregunta tal vez sea si se va a acelerar el ajuste y yo creo que sí, que se va a acentuar el ajuste. Decir lo contrario sería demagógico. Lamentablemente, ya no es época de gastar y gastar. Pero creo que la buena noticia es que este ajuste, que es una palabra que nos suena mal, va a ser acordado por las partes, de manera que cada uno va a poder balancear cómo llevar adelante esta contribución.

-¿Cómo sería eso?

-Creo que los empresarios tenemos que ayudar a que el proceso sea llevadero, invirtiendo y produciendo; la política debe ajustar sus costos y la sociedad tiene que continuar con el esfuerzo que viene haciendo, convencida de que el proceso se debe mantener (por más que haya que pagar más de tarifas, más impuestos o renunciar a rentabilidades). Es hora de que todos contribuyamos para poder salir de la crisis. Lo que queremos con este XXI Encuentro Anual de ACDE es propiciar el acuerdo, porque todos tenemos que ceder algo para llegar a un acuerdo económico y social.

-¿Por qué cree que no se dio la lluvia de inversiones?

-Me parece que se cayó en un reduccionismo no muy feliz. Los argentinos estamos esperando que el mundo invierta y somos nosotros los principales inversores fuera del país. Entonces, la lluvia de inversiones, sea de quien sea, va a ocurrir en tanto y en cuanto se dé una serie de cambios que están pendientes. ¿Aumentaron las inversiones? Sí. ¿Se dieron en la proporción casi mágica que se había planteado? Definitivamente, no.

-Pero, ¿cree que se puede dar?

-Hoy, las condiciones están un poco menos dadas que hace un año, pero la Argentina sigue siendo un lugar muy atractivo y con un potencial gigantesco. Ahora, el inversor está a la espera de que se normalicen ciertos aspectos que llevan su tiempo. Normalizar un país que llevaba 15 años desconectado del mundo no es posible en seis meses. Es una apelación voluntarista y desmedida. Acá había muchos problemas, no solo en el tema tarifas, sino también en lo que concierne a la normalización financiera, a ciertas reglas que estaban muy afectadas y a una cantidad de procesos que habían sido bloqueados.

 

Para ver la nota original en La Nación haga click aquí

Para superar la grieta, empresarios convocaron a debatir a políticos del oficialismo y la oposición

By | ACDE
iProfesional | Jueves 24 de mayo de 2018

Se trata de un encuentro organizado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) que se realizará el próximo 7 de junio. Legisladores, economistas y especialistas de distintas extracciones analizarán la pobreza, la economía y el sistema político.

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) realizará el próximo 7 de junio su XXI Encuentro Anual ACDE con el objetivo de problematizar el fenómeno de la grieta. Bajo el lema “Hacia una Argentina integrada y plural: diálogos y acuerdos para fortalecer la concordia”, funcionarios, expertos y políticos analizarán desde diversas miradas la brecha en la situación social, la economía y el sistema político.

El evento se llevará adelante de 9 a 18 en el hotel Sheraton de Retiro, donde el presidente del encuentro Santiago del Sel hará la apertura y el titular de ACDE Juan Vaquer cerrará la actividad. “La expectativa es promover el diálogo entre pares y posturas antagónicas incluso, de manera de no anclarnos en las diferencias, sino en puntos de identidad en el mundo de la producción, el social y político, para ilustrar que podemos alcanzar acuerdos”, dijo del Sel.

Desde temprano habrá amplios paneles destinados a debatir por qué los argentinos estamos divididos, la deuda de la democracia con la pobreza, y la puja de modelos económicos. Asimismo, habrá un panel sobre la grieta en la política en el que se abordará el desafío de ampliar la representación para incluir a todos los sectores y canalizar las demandas sociales.

Entre otros invitados, participarán el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea; el presidente provisional del SenadoFederico Pinedo, el senador nacional Miguel Pichetto, el diputado nacional Mario Negri, los exministros de Economía Alfonso Prat Gay y Roberto Lavagna, y el exdiputado nacional y dirigente del Movimiento Evita Fernando“Chino” Navarro.

Formarán parte del encuentro también el historiador económico e investigador del Conicet Pablo Gerchunoff, el consultor en competitividad Jorge Forteza, el ensayista Alejandro Katz, el director de Poliarquía Eduardo Fidanza, el director del área política del instituto Gino Germani Marcos Novaro y la directora del Observatorio de DDHH del Senado Norma Morandini.

 

Para ver la nota original en iProfesional haga click aquí

Vaticano: “Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero”

By | ACDE

El Vaticano presentó un nuevo documento sobre el sistema económico y financiero actual: “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones”.

I. Introducción

1. Las cuestiones económicas y financieras, nunca como hoy, atraen nuestra atención, debido a la creciente influencia de los mercados sobre el bienestar material de la mayor parte de la humanidad. Esto exige, por un lado, una regulación adecuada de sus dinámicas y, por otro, un fundamento ético claro, que garantice al bienestar alcanzado esa calidad humana de relaciones que los mecanismos económicos, por sí solos, no pueden producir. Muchos demandan hoy esa fundación ética y en particular los que operan en el sistema económico-financiero. Precisamente en este contexto se manifiesta el vínculo necesario entre el conocimiento técnico y la sabiduría humana, sin el cual todo acto humano termina deteriorándose y con el que, por el contrario, puede progresar en el camino de la prosperidad para el hombre que sea real e integral.

Ver más

Enrique Cristofani: “La clave es trabajar en red, articular el sector público con el privado”

By | ACDE

Como antesala del XXI Encuentro Anual ACDE “Hacia una Argentina integrada y plural” el 8 de mayo se llevó a cabo el segundo Foro Almuerzo de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) “Articulaciones Virtuosas: cómo la inclusión construye ciudadanía”.

Enrique Cristofani, Presidente del Banco Santander Río, y Silvia Flores, Directora Ejecutiva de la Cooperativa “La Juanita”, compartieron la experiencia de articulación que lograron a partir de la cual cumplieron el objetivo de bancarizar a personas en situación de vulnerabilidad social y económica al mismo tiempo que consiguieron crear un modelo de negocio que los incluye laboralmente.

Ver más